Inicio Entretrés - El Retorno Te Veo Obras Curriculum

ENTRETRÉS PRESENTA TE VEO

MEMORIA

Si hay algo que caracteriza nuestra consumista sociedad occidental es la televisión. Los ciudadanos le dedican  más tiempo, aparte de trabajar y dormir,  al televisor que a ninguna otra cosa, y más los españoles. Sobre ese sujeto, la mal llamada “caja tonta”,  tres actores llevarán a los espectadores en un viaje insolente, imaginativo, inteligente, pero sobre todo divertido, por los universos disparatados que sugiere la televisión.



TeVeo no es una parodia de la televisión; sería más acertado decir que la televisión es el soporte de su argumento. Sus tramas (por usar un lenguaje televisivo) se alimentan, viven, se desenvuelven dentro de su universo pero ni lo obedecen, ni lo idolatran, ni lo detestan; y mucho menos, lo desprecian; es otra manera de mirar, otra forma de reír. No hay límite, ninguno; ENTRETRÉS funciona sin pudor, sin varemos, sin cortapisas.


En TeVeo, José Luis Gil, Alfredo Cernuda y Antonio Hernández, tres actores, directores, guionistas, con una contrastada carrera en cine, teatro y televisión, serán presentadores, toreros, gimnastas, políticos, entrevistados, concursantes, gallinas, músicos, superhéroes, haciendo un recorrido por diversos “formatos” en los que su humor revelará historias humanas reconocibles pero sorprendentes, cercanas pero inimaginables. Telediarios, concursos, corridas de toros, reportajes, películas… pero telediarios en los que el argumento es la pelea a muerte entre las ofertas de cada cadena, concursos en los que el presentador es Jesucristo y en los premios te juegas tu matrimonio o la vida, y la vida después, y corridas en las que el entrevistado es el toro, inocente él. Películas en las que el protagonista se pierde y acaba metiéndose en otras que no son suyas; o gallinas en huelga de huevos retenidos.


Los elementos del decorado serán mínimos y versátiles, se limitan a unas estructuras que los personajes utilizan según las necesidades de cada historia o “sketch”; las estructuras serán las mesas de los entrevistados que minutos después se convierten en edificios donde King Kong se defiende de los problemas laborables, o terrazas donde coinciden tres suicidas, o formarán el coso taurino, o la plaza donde la noticia sale a la calle de la mano de un desquilibrado mental. Aparte de esas estructuras, el fondo del decorado consistirá en un sistema de back-projection en el que se parodian los decorados, cortinillas, ambientaciones, siempre con una banda sonora que apoya su inmediata identificación. Nada más. El resto está en la palabra, el gesto, el humor. Un humor que no encontrará el espectador en otro espectáculo, un humor libre, simple, directo, nuestro; que trate al espectador con la inteligencia que merece y que le reconcilie con la idea de que aun le quedan experiencias por vivir en el teatro, que para algo paga.


SINOPSIS

SE ESTRENÓ EN EL  TEATRO INFANTA ISABEL EN EL 2009


TEVEO es una programación. ¿De una cadena? No. De todas.


Unos presentadores nos recibirán a primera hora del día en un avance informativo. Les faltará tiempo para intentar embaucar a la audiencia, ese espectador sentado en su cómoda butaca y con el mando a cierta distancia (si quieren que se vayan) (¡Ya han pagado!). Tres hombres cuya parte inferior es una mesa que se mueve con ellos… ¿Quién puede dar más de trescientos millones de euros de premio? ¿Quién tiene en exclusiva a George Cloony en su telenovela de la tarde? ¿Quién da más?...


Dios, sin duda, aunque nos envíe a su hijo, que no tiene ni idea de televisión, por cierto, a presentar ese concurso en el que te juegas más de lo que podrías imaginar, no ya tu dinero, que también, sino una cirrosis hepática, o el castigo eterno, aunque si ganas….


Y el día se va desenvolviendo a base de seiscientas veinticinco líneas, por ahora, que nos permitirán asistir a diversos tipos de programas.


Deportes, con la final del metro liso, que aunque poco da para mucho. O la brillante escapada de Gregario López en el Tour de Francia, inesperada hazaña que no servirá porque el muy payaso se ha escapado el día de descanso.


Documentos de actualidad donde unas gallinas se declaran en huelga al descubrir que lo de que amanece para que pongas el huevo es un truco, pobres ellas tan peristálticas y antiguas, que parecen solteronas de provincias. Y todo encima del palo del gallinero.


La corrida de la feria, retransmitida por canal de pago, no en vano debuta en la plaza “Trianerito” un entusiasta, ilusionado, y muy preparado debutante que atiende a los micrófonos de la cadena como un candidato al trofeo final; no sabe él la que le espera; qué iluso al creer en las buenas intenciones de esos toreros enfundados en trajes de menos talla de la apropiada, y es que, amigos, el entrevistado es el toro, el día que se estrena, para el que se ha preparado cinco largos años en el campo; engordar para morir.


“La película de la semana” se encontrará a Tony, sí, el protagonista de “West side story” al que María, su novia latina, da plantón en el momento cumbre, cuando él le canta bajo su ventana… “El más bello nombre que nunca oí…. María… María… ¿María? Y perdido, despistado la buscará… en otras películas, se colará en “Cantando bajo la lluvia” si es que le deja Gene Kelly, que menudo es; en King Kong, al que conoce personalmente, en “Supermán” y hasta en “La gran familia” con Pepe Isbert buscando al niño en plena navidad.


La telerealidad. Un paciente llega a la sala de espera del doctor, y se encuentra sentado en el sofá a un tipo que, aunque parece ignorarlo, lleva a otro encima de sus hombros, ambos leyendo una revista de esas. ¿Qué haría usted? Como nadie dice nada y aquello parece “normal”, preguntar. El señor que lleva a otro encima no sólo no lo reconoce, si no que le parece una memez, un disparate, o lo que es peor, el comentario de un tocameloshuevos. ¿Y qué haría usted?, coño, pues demostrarle que lleva un tío encima. ¿Lo conseguirá? Sí, pero eso no hará más que complicar las cosas. ¿o es una broma de cámara oculta?.


¿Telerealidad?. Más. Roberto García Retuerto se negará a contestar las preguntas del reportero acerca de la seguridad ciudadana en ese barrio tan conflictivo. Y ya puede insistir que no hay manera. Y no se vería en esa situación si no le hubiera comprado a su hermano, el “sonao” una cámara de video “Que te interno, Carlos, que te interno” es la única respuesta que el reportero Carlos obtendrá. Pero, ¿Seguro que el “sonao” es éste?


Noticias del mundo. La llegada de un mandatario caucásico al aeropuerto y la recepción oficial. Ministro de Asuntos exteriores, intérprete, deseos de una feliz estancia y una futura colaboración ente los dos países. Todo perfecto. Hasta le regalamos una caja de bombones típicos de la zona. Todo diplomacia, amabilidad, protocolo; pero no hay manera de que abra la caja de bombones; o no lo entiende, o no lo quiere entender; ni a gritos, ni con presiones de la OTAN, ni por su santísima madre.


Consultorio sexológico, programas de debate, documentales. O es uno sólo, perdón. Un programa donde se debate el sexo con forma de documental. ¿Eso existe? Sí. Es “La cola”, donde tres individuos no acaban de ponerse de acuerdo en quién es el último cuando esperan a la puerta del WC de los estudios de TV. Y todo para demostrar quien la tiene más larga; por favor.


La Biblia en verso. Tal cual.


El concierto de rock. Curioso evento en riguroso directo en el que la banda más señera del rock actual es incapaz de empezar ni la primera canción… ¿Y eso? Pues nada, que al cantante no se le ocurre otra cosa que preguntar al auditorio, después del consabido “Buenas noches… (Madrid, León, Murcia, lo que sea)” al que entusiasmados contestan como una sola voz… “Buenas noches”, pues eso, les pregunta “¿Tenéis ganas de marcha?” y el público contesta  “Pues bueno, vaya”,  “Habéis tardao mucho en salir”… y bueno, que la cosa se acaba convirtiendo en un insólito diálogo de masas, fíjate.


Amor, odio, competencia, envidia, sobornos, crímenes, cartas de ajuste, desesperación, contactos, aventura, historia, ¿Quién da más? Nosotros: La vida misma en TeVeo.